Buscar


:: Apartados ::
Central de Reservas
Guía de servicios
Guía práctica Sobrarbe
>> El Tiempo
>> NOTICIAS

:: Turismo ::
Ordesa y Monte Perdido
Posets Maladeta
Sierra de Guara
Rutas y excursiones
Patrimonio y cultura
Historia y tradición
Pueblos de Sobrarbe
Zonas de Sobrarbe

:: Servicios ::
Campings
Apartamentos
Empresa aventura
Hoteles
Hostales
Restaurantes
Servicios
Turismo Rural
Links externos
Benasque Cerler


>> Climatología de de Ordesa y Monte Perdido


El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido tiene un clima típicamente pirenaico. Frente a la aridez tan característica de Aragón y de la mayor parte de la península, el Sobrarbe presenta un alto grado de humedad a causa de la abundancia de las lluvias. Además, las fuertes diferencias de desnivel entre las cumbres más altas y las cotas más bajas en las laderas de los distintos valles del parque generan una gran variedad climática. También se producen inversiones térmicas y diferentes regímenes de vientos, sin olvidar las grandes variaciones de humedad entre el día y la noche.

climatologia en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Podemos establecer una diferenciación climática según la estación del año en que nos encontremos. Los inviernos son muy crudos y se alcanzan temperaturas muy bajas; en las zonas más altas se pueden alcanzar hasta 25 grados bajo cero y se pueden producir en un mismo día cambios de temperatura de 20 grados. La estación invernal es la más dura y es cuando se deben tomar más precauciones a causa del riesgo de los aludes. Las primeras nieves suelen iniciarse en noviembre y cesan a partir de marzo. Con la llegada de la primavera, el tiempo se vuelve muy irregular, siendo el mes de marzo uno de los más lluviosos del año, mientras que en el mes de abril se produce un descenso notable de la pluviometria. Además, es la época del deshielo y las lluvias primaverales hacen renacer el caudal de los ríos que habían permanecido helados durante el invierno. Sin embargo, el verano es la estación más seca del año, pero también la más agradable, sobre todo para pasear por la montaña y practicar múltiples deportes al aire libre. Y finalmente, en otoño vuelven las precipitaciones en forma de lluvia hasta que, con la entrada del frío, en noviembre, caen las primeras nevadas.

El parque recibe una media de precipitaciones que oscila entre los 900 y los 2000 mm. anuales, se registran más de cincuenta días al año de aguaceros y los días de nieve anuales rondan los sesenta, entre los 1700 y los 2000 metros de altura. Mientras que en los puntos más bajos del parque apenas nieva alrededor de 10 días al año.

La climatología difiere también en los distintos valles que se encuentran en el parque. Los Valles de Añisclo y Escuaín son los más cálidos. Además, se produce inversión térmica, porque la temperatura en las cumbres es más alta que en la parte más baja de ambos cañones. El Valle de Ordesa, orientado hacia el oeste, es el más cerrado de todos; mientras que el Valle de Pineta es más amplio y está abierto hacia el este.

El parque se puede visitar en cualquier época del año, pero se debe tener en cuenta el tipo de actividad que queremos realizar e ir bien preparados y atendiendo al estado o previsión metereológica que va haber durante nuestra estancia.