Buscar


:: Apartados ::
Central de Reservas
Guía de servicios
Guía práctica Sobrarbe
>> El Tiempo
>> NOTICIAS

:: Turismo ::
Ordesa y Monte Perdido
Posets Maladeta
Sierra de Guara
Rutas y excursiones
Patrimonio y cultura
Historia y tradición
Pueblos de Sobrarbe
Zonas de Sobrarbe

:: Servicios ::
Campings
Apartamentos
Empresa aventura
Hoteles
Hostales
Restaurantes
Servicios
Turismo Rural
Links externos
Benasque Cerler


>> Flora y Fauna de Ordesa y Monte Perdido


En el Parque Nacional de Ordesa Y Monte Perdido habitan 1400 especies vegetales diferentes, es decir, la mitad de la flora existente en los pirineos. El desnivel del conjunto supera los 2000 metros y como consecuencia de ello hay una gran variedad de microclimas, diferentes grados de humedad y una múltiple distinción de la composición de los suelos. Hecho que contribuye a la existencia de 60 endemismos. Aunque no debemos olvidar que también el ser humano ha influido sobre la vegetación: los aprovechamientos agrarios, a menudo itinerantes, han generado una fuerte erosión que se aprecia en los distintos valles aragoneses.

ardilla roja en el Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido

En el Parque Nacional de Ordesa Y Monte Perdido habitan 1400 especies vegetales diferentes, es decir, la mitad de la flora existente en los pirineos. El desnivel del conjunto supera los 2000 metros y como consecuencia de ello hay una gran variedad de microclimas, diferentes grados de humedad y una múltiple distinción de la composición de los suelos. Hecho que contribuye a la existencia de 60 endemismos. Aunque no debemos olvidar que también el ser humano ha influido sobre la vegetación: los aprovechamientos agrarios, a menudo itinerantes, han generado una fuerte erosión que se aprecia en los distintos valles aragoneses.

Podemos distinguir diferentes tipos de vegetación según la altitud en la que nos encontremos del parque. En las cotas más bajas, llamadas piso Basal o Colino, como las áreas más resguardadas del Añisclo, las especies más abundantes son los madroños (arbutus unedo), las carrascas (quercus ilex) y los durillos (viburnum tinus), debido a la influencia y cercanía con el litoral mediterráneo. A partir de los 900 m, aparece la vegetación más montañosa, cuyos bosques son denominados piso subalpino y en el que destacamos la presencia de tilos (Tilia platyphyla), avellanos (Corylus avellana) y hayedos (Fagus sylvatica).
En cuanto nos adentramos a la Alta Montaña,a partir de los 1800 m, las especies vegetales más comunes son los pinares de pinos silvestres (pinus silvestris) cuyos bosques han substituido a la taiga del norte de Europa. Y, finalmente en el piso alpino, en las cotas más altas, habitan los pinares de pinos negros (pinus uncinata) que pueden llegar a soportar temperaturas tan bajas como los 25 grados bajo cero.

La fauna del parque varía en función de los biotopos en los que habitan los animales. La fauna más rica es la de los pinares, porque al estar asentados en diferentes áreas, existe más variedad de especies. El mamífero que más abunda en estos árboles es la ardilla roja, cuya variedad alpina es Sciurus vulgaris alpinus. También son frecuentes las martas (Martes martes), aunque resulta muy difícil verlas. En las zonas de más humedad, habitan las huras de tejón, un animal nocturno que parece una sombras. En los abetales abundan los páridos, pájaros de tamaño pequeño que suelen habitar en los bosques, sobre todo donde hay árboles viejos para poder instalar el nido en sus agujeros. También podemos encontrar otras aves como el piquituerto (Loxia curvirostra), el trepador azul (Sitta europea) o el azor (Accipiter gentilis). Además, habita el sarrio o rebeco (Rupicapra rupicapra pyrenaica) que suele descender al bosque cuando nieva. Y por último, en el pinar de alta montaña, habría que destacar la cabra montés pirenaica y los rebecos.
Entre las aves, habitan las águilas reales, las chovas de pico rojo y de pico amarillo y los arrendajos.